4 Formas en las que China está promoviendo el desarrollo sustentable

Cuando hablamos de China solemos asociar a este país con el smog, la contaminación visual y el bullicio propios de una región en vías de desarrollo y superpoblada. Pero algo está cambiando: el gigante asiático se encuentra implementando medidas para reducir estos problemas que afectan a los grandes centros urbanos.

En este artículo te contamos algunas de las iniciativas con las que China está promoviendo un desarrollo más sostenible.

Ciudades Verdes

Ciudades verdes

El estudio de arquitectura estadounidense Adrian Smith+Gordon Gill presentó una propuesta para crear el distrito de Chengdu Tianfu Great City, una ciudad satélite que con sólo 1,3 kilómetros cuadrados busca convertirse en el hogar de 80 mil personas.

El proyecto, a cargo de la compañía Beijing Vantone Real Estate Co. Ltd., prevé hacer de esta Gran Ciudad un espacio sostenible capaz de usar un 48 por ciento menos de energía y 58 por ciento menos de agua que una localidad convencional. Además, pretende reducir la basura en un 89 por ciento y generar un 60 por ciento menos de emisiones contaminantes.

Para que esto sea posible, se utilizará energía renovable y se evitará el uso del automóvil: la ciudad fue pensada para recorrerla a pie en tan sólo 15 minutos y cuenta con transporte público para conectar con las localidades vecinas. En un entorno de valles e importantes cursos de agua, un 15 por ciento de la superficie de esta ciudad será destinada a espacios verdes, un 60 por ciento para construcciones y el 25 por ciento restante para carreteras y calles de peatones. Se estima que estará finalizada para el 2020 y el objetivo es luego poder replicar la propuesta en otras zonas del país.

 

Construcciones responsables

Un ejemplo de este tipo de edificaciones en China es el Sky City One, un edificio de 838 metros de altura y 220 plantas que pretende ser construido este año en la cuidad de Changsha.

Más allá de proyectarse como el edificio más alto del mundo, su particularidad es que se armará en tan solo 90 días gracias al ensamblado de unidades prefabricadas. Con este método se podrán armar cinco pisos por día y así terminar con la superficie de más de un millón de metros cuadrados al cabo de tres meses.

La construcción, a cargo de la compañía Broad Sustainable Building, será en su mayoría residencial pero también funcionará un hotel, una escuela, un hospital, restaurantes y tiendas. Su estructura y tecnología está pensada para generar menor impacto ambiental que las edificaciones convencionales: puede ahorrar hasta cinco veces más de energía, seis veces más de electricidad y entre cinco y diez veces más de superficie. Una vez instalada, esta construcción será capaz de soportar sismos de magnitud 9.

Ciudad Verde China

 

Energía limpia

En un esfuerzo por reducir sus emisiones de carbono, China está trabajando en lo que será una de las granjas solares más grandes del mundo. Ubicada en la cuenca de Qaidam, al noroeste del país, busca incorporar 1 GW a la red a través de paneles solares que ocuparán una superficie de un millón de metros cuadrados. A cargo de las empresas China Technology Development y el Grupo Qinghai New Energy, la fase inicial consta de 30 MW y una inversión de 150 millones de dólares.

Más allá de este megaproyecto, China pretende instalar energía solar en el Tíbet, Mongolia, Ningxia, Gansu, Xinjiang y Yunan. Por todo esto, el gigante asiático destaca en el desarrollo de energías renovables y se posiciona como líder mundial en lo que refiere a la producción eólica, superando ampliamente a Estados Unidos, el segundo productor. El compromiso para 2020 es contar con una potencia instalada de energía eólica de 230 GW, reduciendo así la emisión a la atmósfera de 440 millones de toneladas de gases de efecto invernadero.

Energía limpia

 

Optimización del transporte público

Con 430 millones de bicicletas, China es uno de los países que más utiliza este medio de transporte para desplazarse en la ciudad. Sin embargo, el tráfico en las grandes urbes representa un problema en ascenso y algunas autoridades municipales buscan ingeniárselas para resolverlo.

Tal es el caso Guangzhou, la tercera ciudad más grande de China, que con la implementación del sistema de transporte Bus Rapid Transit (BRT) en 2010 ha logrado reducir los costos y tiempos de desplazamientos, además de disminuir las emisiones contaminantes. Se estima que el BRT ayuda a reducir 86 mil toneladas de CO2 al año, gracias a que el uso de este sistema público viene reemplazando paulatinamente a los automóviles.

El BRT de Guangzhou cuenta con una longitud de 22,5 kilómetros, 26 estaciones y autobuses de 12 y 18 metros que circulan cada diez segundos por parada y transportan cerca de un millón de pasajeros por día. BRT tiene integrado un sistema público de bicicletas en cada una de las estaciones, lo que ayuda a incrementar su uso en 50 por ciento. En sintonía con esta propuesta de reducir la circulación de vehículos, las autoridades locales decidieron en 2012 limitar las matriculaciones de automóviles a través de un sistema de lotería en el que hay 120 mil cupos anuales.

Transporte público China

 

Vía: descubreelverde.tudiscovery.com

Comparte