“Casa Oruga”, los contenedores en la arquitectura

Esta casa prefabricada para un coleccionista de arte y su familia fue construida en las afueras de Santiago de Chile, en una nueva zona residencial suburbana. Con el fin de reducir el tiempo de construcción y costos, fueron utilizados 12 contenedores de transporte de segunda mano en la obra.

"Casa Oruga", los contenedores en la arquitectura

Los objetivos principales de la casa fueron principalmente dos: el primero consistió en integrar el paisaje de la ciudad y de la Cordillera de los Andes, la cual es muy fuerte visual y tectónicamente. Por lo tanto la presencia de la Cordillera se consideró como fondo demasiado presente como para ser destacado y además una abrupta pendiente debió ser considerada. El segundo fue permitir circular el aire exterior a través de todos los espacios de la casa para ahorrar la implementación de aire acondicionado.

"Casa Oruga", los contenedores en la arquitectura

Para lograr la integración al territorio, se emplazó los volúmenes de la casa como si estuviesen descansando sobre la pendiente y permitiéndoles perderse en ella. Como resultado de este emplazamiento las piezas de los niños y el acceso a la vivienda contienen una pronunciada pendiente. En el caso de las habitaciones, este volumen inclinado cumple su función como espacio, pero además actúa como una gran lucarna.

"Casa Oruga", los contenedores en la arquitectura

La estrategia para lograr la óptima circulación de aire consistió en organizar el programa de acuerdo a los volúmenes y preservando los espacios intermedios para la circulación tanto de los usuarios como del aire cordillerano. Al mismo tiempo, estos espacios incrementan el perímetro de la casa el cual permite en gran parte la entrada de luz por ambos lados. Como consecuencia de esto, las ventanas y puertas se alinean transversalmente a la tensión principal.

"Casa Oruga", los contenedores en la arquitectura

Las fases de construcción consistieron en: en primer lugar, la colocación de los muros de contención para crear un plano horizontal para colocar las zonas comunes de la casa. En segundo lugar, montar los contenedores y ensamblarlos para colocar las áreas privadas. Y en tercer lugar, para envolver los contenedores con un material unitario, que aparte de integrar las diferentes partes también crea una fachada ventilada.

"Casa Oruga", los contenedores en la arquitectura

La paleta de materiales se eligió teniendo en cuenta no sólo los materiales de bajo costo, sino además el bajo mantenimiento. En la elección de los materiales también es importante analizar su capacidad para envejecer bien, incorporando su valor con el paso del tiempo.

Elementos arquitectónicos como ventanas, puertas y tragaluces se racionalizan y se repiten por toda la casa no sólo para reducir los costos, sino también con el fin de crear integración y armonía.

 

Vía: plataformaarquitectura.cl

Comparte