Crean muebles y materiales de construcción con cartón reciclado

Un estudiante y dos egresados de Ingeniería Industrial de la Universidad Iberoamericana reciclan envases de cartón (Tetra Pak) con el objetivo de fabricar materiales para la construcción y muebles escolares.

Carolina Fernández Manion, Antonio y Luis Manjarrez Mazón, creadores del proyecto. Foto: Ibero

Carolina Fernández Manion, Antonio y Luis Manjarrez Mazón ofrecen una opción para cuidar al medio ambiente al promover una cultura del reciclaje, que evita la tala de árboles, el consumo de agua y de otras materias primas obtenidas de fuentes naturales y que permite la creación de materiales de construcción y muebles.

Las láminas lisas y acanaladas que producen pueden usarse como paredes y techos, son 15 por ciento más económicas que otros productos aglomerados, son resistentes a la humedad y agentes químicos, termoacústicas, no generan hongos, no propagan el fuego, son irrompibles e inastillables.

Ese mismo cartón que reciclan al ciento por ciento en una planta que montaron en Toluca, Estado de México, también lo usan para elaborar bancas, pupitres, sillas, mesas y libreros para escuelas.

Si bien el reciclado de este tipo ya se hacía en países como China y Brasil, los ingenieros dicen que tropicalizaron el proceso para México, con base en los recursos y consumos nacionales, lo que implicó desarrollar el prototipo de su línea de producción “que es la más automatizada del mundo”, dijo Antonio.

De esta manera diseñaron y mandaron maquilar todo su equipo: prensas de platinas calientes, molinos, ventosas, compresores, centros de potencia, unidades hidráulicas y cortadoras, instaladas en los tres mil 300 metros cuadrados de su nave industrial.

En esta empresa que constituyeron con el apoyo financiero de un inversionista, y a la cual llamaron Placove, trituran y homogenizan el cartón, lo muelen, compactan y termodeforman.

Sus productos son para usarse, principalmente, en viviendas rurales de la base económica de la pirámide; y en ocasiones por early adopters, que suelen ser arquitectos interesados en materiales nuevos, no muy probados en el mercado, pero sustentables y con buenas propiedades físicas, con los cuales construyen fachadas o hacen jardines verticales.

Aunque tienen pocos meses de haber iniciado sus operaciones, estos jóvenes ya cuentan con distribuidores y usuarios finales de sus productos, que incluso se han utilizado para la cimbra hasta 20 veces, con lo que superan las seis que dura el triplay.

Acerca de los planes futuros, Antonio dijo que lo primero es lograr que la planta funcione bien y sea totalmente sostenible, para luego crecer de una forma escalonada con otras plantas en Querétaro, Monterrey, Guadalajara, Veracruz y Mérida.

 

Vía noticias.universia.net.mx

Comparte