El edificio de oficinas más verde del mundo será inaugurado en Seattle

El Bullitt Center de Seattle está hecho de materiales totalmente limpios, tiene sanitarios que crean compost, y capta suficiente agua de lluvia para sobrevivir a una sequía de 100 días. Además utiliza 100% de energía solar, en una ciudad conocida por sus días nublados.

Credit: Miller Hull Partnership

El Seattle Bullitt Center está siendo anunciado como el edificio de oficinas comerciales más eficiente energéticamente en el mundo. No es que el edificio de seis pisos y 50,000 pies cuadrados de construcción haga uso de tecnología nunca antes vista. Más bien es la combinación de un montón de diferentes tecnologías existentes y métodos para crear una estructura que es una obra maestra de diseño verde y un modelo a seguir para otros.

Credit: Miller Hull Partnership

Un proyecto de la Fundación Bullitt, un grupo dedicado a la promoción de la sustentabilidad con sede en Seattle, el Seattle Bullitt Center tiene un objetivo muy ambicioso.

El objetivo del Seattle Bullitt Center es cambiar la forma en que los edificios son diseñados, construidos y operados para mejorar el rendimiento a largo plazo del medio ambiente y promover una mayor aplicación de la eficiencia energética, las energías renovables y otras tecnologías de construcción verdes en el noroeste.

“La característica más singular del Seattle Bullitt Center es que está tratando de hacer todo a la vez”, declaró el presidente de la Fundación Bullitt, Denis Hayes. “Todo” incluye el 100% del uso de energía obtenida a través de paneles solares, toda el agua que usa el edificio es suministrada del agua de lluvia recolectada, el uso de iluminación natural, baños interiores con sistema de compostaje, un sistema de pozos geotérmicos de calefacción, y una estructura de marco de madera (hecha con madera certificada FSC) . Estas son todas las cosas positivas para el Seattle Bullitt Center y sus futuros habitantes – que incluso puede cumplir los objetivos del desafío Living Building – pero también podría cambiar la forma en que los edificios se diseñan en otros lugares.

Credit: Miller Hull Partnership

Las instalaciones solares no suelen enfrentar grandes obstáculos legislativos. Pero la cosecha de agua de lluvia es un poco más difícil. Hayes cree que el Seattle Bullitt Center, que fue diseñado por la Miller Hull Partnership, es el primer edificio de oficinas convencional en los EE.UU. que obtiene toda su agua de la lluvia de una cisterna en el sótano que puede almacenar hasta 56.000 litros de agua. Los inquilinos deben utilizar alrededor de 500 galones de agua por día, por lo que la cisterna teóricamente debería ser capaz de mantener el edificio hidratado durante una sequía de 100 días (no es que eso sea probable en Seattle en el corto plazo).

La captación de aguas pluviales en realidad era ilegal en el estado de Washington – como lo es en muchos lugares en el occidente de Estados Unidos – Hasta hace un par de años. “Usted no tiene el derecho de construir una presa y mucho menos una cisterna para guardar el agua”, explica Hayes. “Había un momento extraño en el tiempo en el que estaba en contra de la ley usar agua de lluvia en el techo, pero el gobierno de Seattle regalaba barriles de lluvia para captar el agua.”

Credit: Miller Hull Partnership

Algunas de las características del Seattle Bullitt Center han facilitado que otros sigan sus pasos. La Fundación Bullitt asumió el difícil objetivo de construir un edificio sin utilizar ningún material en la lista roja – materiales considerados nocivos por el Living Building Challenge . La industria de los materiales de construcción es notoriamente opaca, por lo que a menudo Bullitt tenía que llamar a las empresas directamente para asegurarse de que sus productos no contuvieran, por ejemplo cloruro de polivinilo (PVC). “Al final, estábamos haciendo algunos saltos de fe, esperando que la gente no nos mintiera”, dice Hayes. “Hemos hecho el mejor trabajo que se pudo y estamos razonablemente seguros de que es el mejor trabajo que nadie ha hecho hasta ahora.”

“Tratamos de establecer una marca, una manera que no esperamos que los demás copien inmediatamente. Las cosas que creo que la gente copiará proporcionarán beneficios significativos y tangibles a los inquilinos”, dice Hayes.

Hayes subraya que lo que funcionó para Bullitt no funcionará para todos los edificios. Un rascacielos no podía tener un marco de madera. Y lo que es apropiado para Seattle no es necesariamente apropiado para otras partes del mundo. “Uno de nuestros objetivos desde el principio fue anunciar el comienzo de un retorno a la arquitectura regional apropiada”, declaró Hayes.

Los inquilinos comenzarán a mudarse al Seattle Bullitt Center en enero de 2013.

Vía fastcoexist.com

Comparte