The Green Machine: un oasis móvil que enverdece el Sahara

The Green Machine: un oasis móvil que enverdece el Sahara

Interesados en la pureza del desierto del Sahara y su potencial sin explotar, Malka Architecture ha desarrollado un oásis móvil The Green Machine, una plataforma móvil combinada con una ciudad industrial que regenera paisajes secos y áridos, fertilizando la tierra y complementando a las poblaciones locales con comida y agua.

Trabajando en conjunto con Yachar Bouhaya Architecte y Tristan Spella Infographist el concepto parece explotar los recursos y las posibilidades ricas del Sahara, con un diseño capaz de producir 20 millones de toneladas de cultivos cada año. La estructura también forma una ciudad móvil, con capacidad para una amplia gama de viviendas, escuelas, restaurantes comunitarios, y lugares de recreación.

El desierto, con un horizonte en constante proyección, fascina por la magnificencia de sus paisajes vírgenes y la pureza de sus líneas.

Más allá de la fascinación retiniana de este sublime paisaje de ausencias y silencio, el desierto es un territorio rico en recursos no explotados. De hecho, la influencia del desierto en la superficie del planeta es considerable: se trata de 40.000.000 km2 de espacios dejados en su gran mayoría sin cultivar.

The Green Machine: un oasis móvil que enverdece el Sahara

Visto a través del prisma de la superpoblación mundial y especialmente el calentamiento global, el territorio del desierto resulta ser una participación importante en términos de desarrollo sostenible y humano. Cada año, 120.000 km2 se pierden a causa de la desertificación y de la degradación de las tierras.

Estos territorios podrían producir 20 millones de toneladas de cereales al año. La desertificación rápida de estas tierras termina en el hambre y disminuye la seguridad alimentaria.

The Green Machine: un oasis móvil que enverdece el Sahara

Reverdecimiento del Sahara Occidental.

Tierras pobres significa pueblos pobres, disturbios políticos y disturbios sociales. La agricultura representa una riqueza fundamental en una civilización; cuando perdemos la biodiversidad, todo el sistema social se va a la quiebra.

En el 2007, las Naciones Unidas decretó la cuestión de la desertificación como una de las principales apuestas en el siglo XXI. De hecho, los territorios y las regiones desérticas representan más del 40% de la superficie de la tierra de hoy, y el 60% de los prados de la tierra se están convirtiendo en despoblados.

The Green Machine: un oasis móvil que enverdece el Sahara

Desertificación Actual.

Los combustibles fósiles, el carbono, el carbón y los gases no son los únicos factores que contribuyen al cambio climático. Las precipitaciones del desierto del Sahara son bajas (1 en 100 mm), pero violentas, alimentadas por el choque térmico causado por masas de aire frío de mar que se confunden con los aires calientes del desierto. Sin embargo la evaporación es casi inmediata, ya que el agua y el carbono están limitados a la materia orgánica de los terrenos del Sahara.

The Green Machine: un oasis móvil que enverdece el Sahara

Hoy es posible regenerar terrenos secos y semi secos comenzando con la frontera del Sahara y los oasis existentes. Teniendo en cuenta que sólo el 20% de la superficie del Sahara es un desierto de arena, el abanico de posibilidades se amplía en el resto del territorio. El oasis móvil GREEN MACHINE es una plataforma que busca aprovechar estas características, una ciudad agrícola e industrial nómada y autónoma de la regeneración de los ecosistemas deficientes y el desarrollo de la permacultura.

The Green Machine: un oasis móvil que enverdece el Sahara

Un arco de protección para los motivos estériles.
Estas máquinas con orugas fueron diseñadas para transportar cohetes de la NASA desde la manufactura hacia la plataforma de lanzamiento y se pueden conducir en cualquier terreno con una carga considerable.

El oasis móvil se aprovecha de los elementos hostiles del desierto del Sahara; un potente sol, el viento y la fuerte amplitud térmica entre el día y las temperaturas nocturnas. The GREEN MACHINE es energéticamente autónoma. Genera electricidad gracias a sus torres solares y recolecta agua para el riego de los territorios sobrepasados.

The Green Machine: un oasis móvil que enverdece el Sahara

En su borde, el oasis The Green Machine está equipado con sistemas que ayudan a estas tareas, como:

  • 9 globos que producen 450m3 de agua diariamente desde la condensación del aire. Dos tercios de los cuales están dedicados a la irrigación del Sahara. Estos globos están suspendidos sobre la ciudad agrícola y tienen la capacidad de recoger agua potable desde el aire. Los globos consiguen vapor del aire y lo licúan por condensación; la hacen circular en frío mediante tubos verticales a un depósito. Los mismos globos están equipados con turbinas que generan algo de energía renovable.

The Green Machine: un oasis móvil que enverdece el Sahara

  • 9 torres solares que producen una potencia diaria de 450kW. De hecho, la energía solar recibida en el desierto del Sahara supera los 2.000 kWh / m² a 3.000 kWh / m² al año. Un potencial que el proyecto explota mediante el uso de estas torres solares, que canalizan el aire calentado por el sol para activar las turbinas y producir electricidad.

The Green Machine: un oasis móvil que enverdece el Sahara

  • 24,500 m2 de campos de cereales, directamente se transforman en fábricas dedicadas a la siembra en el Sahara.
  • 4,500 m2 de invernaderos agrícolas hidropónicos que son más ahorrativos en agua y en energía.
  • 4,700 m3 de tanques de agua.
  • Granjas reproductoras para fertilizar terrenos, que alimentan a los habitantes y se alimentan con el suplemento de las poblaciones locales. Residuos orgánicos sólidos y líquidos (después de la metanización y el compostaje) de productos fermentados.
  • Viviendas, escuelas, restaurantes comunitarios, lugares de relajación y jardines de recreo se incluyen en la ciudad.
  • Un estanque de retención de 50,000 m3.

The Green Machine: un oasis móvil que enverdece el Sahara

Los primeros pares de orugas permiten una primera arada en la que se vierte agua para mover la tierra y la roca quebradiza mezclada en la arena. Los pares de oruga traseros vienen a continuación, inyectando una mezcla de agua, fertilizantes naturales y semillas de cereales. El suelo está dispuesto a absorber y retener la lluvia si se trata mediante el almacenamiento de carbono y la destrucción del metano.

The Green Machine: un oasis móvil que enverdece el Sahara

En un plazo mayor de tiempo, la biodiversidad cambia:

  • 1 año después de que el campo se encuentre en descanso, es colonizado por plantas de temporada. La fauna está limitada a los insectos y otros animales pequeños gracias a la presencia de semillas.
  • 5 Años más tarde aparecen algunos arbustos y herbáceos de larga duración. También se encuentran nidos y madrigueras cavadas por los roedores.
  • En 10 Años las malas hierbas duraderas comienzan a expandirse, y los árboles reales crecen aquí y allá. Por último, el viejo campo se distingue más que un fuerte oasis, y nos encontramos con cualquier tipo de plantas y animales: grandes y pequeños, tanto herbívoros como depredadores.

The Green Machine: un oasis móvil que enverdece el SaharaSegún Allan Savory, investigador y desarrollador de técnicas holísticas, si pudiéramos volver a la mitad del verde de las fronteras del desierto y las praderas del mundo, el carbón preservado en el terreno nos permitiría volver al estado del medio ambiente de la era preindustrial.

The Green Machine: un oasis móvil que enverdece el Sahara

 

Vía: plataformaarquitectura.cl

Comparte