La Torre Iberdrola logra la máxima calificación de la certificación LEED

Gracias a su firme compromiso con el medio ambiente, la Torre IBERDROLA se ha convertido en el primer inmueble de estas características de todo España en lograr esta prestigiosa calificación.

El USGBC le ha otorgado el certificado tras realizar un exhaustivo análisis del proyecto, evaluando aspectos como la sostenibilidad, la eficiencia en el tratamiento de las aguas, la eficiencia energética, el uso de energías renovables, la utilización de materiales poco emisores o la innovación en tecnología y procesos.

Así, esta certificación viene a reconocer los esfuerzos realizados en la protección de la salud de sus usuarios, la mejora de su productividad, el uso más eficaz de la energía, el agua y otros recursos o la reducción del impacto medioambiental en general.

Entorno
El edificio se encuentra situado en el corazón de la ciudad de Bilbao, en un entorno urbano dotado de todos los servicios necesarios, incluida una amplia red de transporte público para acceder a él. La Torre Iberdrola cuenta, además, con un amplio aparcamiento para bicicletas e instalaciones de duchas y vestuarios para que sus usuarios eviten el impacto contaminante derivado del uso de los vehículos privados. Con este mismo fin, el aparcamiento, que abarca cinco plantas bajo tierra, dispone de puntos de recarga para vehículos eléctricos y sitúa en sitios preferentes las plazas para aquéllos eficientes o híbridos. Además, el inmueble se ubica en los antiguos terrenos portuarios de la ciudad, que han sido regenerados y convertidos en el área puntera de Abandoibarra, lo que ha reducido el impacto de urbanizar nuevos suelos sin desarrollo previo.

Urbanización
En el entorno más próximo a la Torre Iberdrola, entre el edificio y las viviendas vecinas, se comprueba cómo con la urbanización proyectada se han querido potenciar las zonas verdes, evitando grandes áreas pavimentadas. El área ha sido ajardinada con especies locales adaptadas a la climatología y que requieren de un menor aporte de agua potable, aparte de haberse habilitado un mecanismo de retención del agua de lluvia para mantener el suelo húmedo. El sistema de riego es manual, evitando así el gasto innecesario de sistemas automáticos pre-programados que no controlan el estado real de la vegetación. El agua de lluvia que se recoge, antes de ser vertida a la red, atraviesa unos filtros que eliminan al 80% las partículas de polvo en suspensión.

Lobby
En el espectacular Lobby se encuentra una buena muestra de los materiales empleados en la construcción del edificio. Materiales regionales en más del 20%, entre ellos la totalidad de la estructura ejecutada con hormigón armado y acero. Materiales, asimismo, con porcentaje de contenido en reciclados superior al 20%, como también lo son el hormigón y el acero de la estructura, pero también los vidrios y la perfilería de la fachada. El núcleo está forrado de paneles de madera natural certificada por el FSC (Forest Stewardship Council’s), en cuya fabricación además se ha evitado el uso de resinas de urea-formaldehidos, con el fin de mejorar la calidad del aire interior en el edificio a través de la limitación de VOCs en los productos empleados en la fase de obra. Los niveles de VOCs se han limitado, asimismo, en el uso de productos adhesivos y pinturas. Con objeto de mejorar la calidad del aire interior, en todos los accesos al edificio existen felpudos y, en el acceso principal, un felpudo formado por una rejilla metálica que evita la entrada de polvo exterior.

Oficinas
La fachada acristalada garantiza unas vistas espléndidas, además de contribuir al uso de luz natural, lo que favorece el confort, la productividad y el bienestar de sus usuarios. Todas las instalaciones, climatización, iluminación así como la doble fachada ventilada se han proyectado con el fin de minimizar el consumo energético del edificio, lo que se traduce en un ahorro energético del 18,1%. La Torre Iberdrola continúa trabajando en el estudio de los consumos para optimizarlos al máximo, habiéndose encargado una auditoría energética para revisar el cumplimiento de los valores de proyecto. Además de las citadas limitaciones de VOCs, el inmueble se ha proyectado con unos estándares superiores a la media de renovaciones de aire natural. Los refrigerantes empleados en el sistema de aire acondicionado están libres de CFCs.

Iluminación
Las oficinas están dotadas con sensores de luminosidad que permiten regular, en función de la luz natural, la intensidad de las luminarias, optimizando su consumo. Los aseos, así como la mayor parte de los espacios no ocupados del edificio, cuentan con un sistema de encendido mediante detección de presencia que permite ahorrar energía mientras se encuentran desocupados. El 100% de la energía que se consume es Energía Verde de Iberdrola, procedente de fuentes renovables de generación.

Aseos
Las griferías electrónicas y accesorios sanitarios de todos los aseos de la Torre IBERDROLA cuentan con limitadores de caudal, que permiten ahorrar más de un 30% en el consumo de agua respecto a un edificio tradicional. Parte del agua empleada en los lavabos se dirige a un sistema de reciclado, en el que también se recogen las aguas pluviales de la cubierta, para posteriormente reutilizarla en las cisternas de los WC.

Residuos
El inmueble cuenta con dependencias en las zonas comunes para recoger todas las fracciones de residuos que se generan y poder hacer así una recogida selectiva de los mismos.

Vía iberdrola.es

Comparte