Londres planifica un carril flotante para bicicletas

Muchas innovadoras propuestas de cómo integrar la bicicleta de forma real al sistema de transporte se han hecho en varias ciudades del mundo, pero muy pocas se han concentrado en la innovación.

tamesis-deckway

 

En Londres existe la esperanza de que un proyecto cambie esta situación, ya que una de estas propuestas ha comenzado a tomar forma y a ser vista como una idea factible. Se trata de una ciclovía flotante de 7 millas de largo (11.2 km) que iría sobre el Támesis entre Canary y Battersea.

 

El proyecto es un trabajo conjunto entre influyentes actores del diseño urbano inglés: el arquitecto David Nixon, la artista y empresaria Anna Hill y Arup.

 

Este equipo ha avanzado en los detalles del Támesis Deckway, como es llamada esta ciclovía flotante, estimando que su costo sería de 754 millones de euros. Los ciclistas que la utilizarían se estiman en 12,000 por hora y el tiempo que se ahorraría un ciclista al elegirla sería de unos 30 minutos promedio.

 

Por otra parte, la ciclovía subiría y bajaría con las mareas del río y se usaría energía eólica y solar para su iluminación. También contaría con diversos sensores a bordo que, a través de satélites, reenviarían información a los cilistas sobre las condiciones atmosféricas o la congestión de tráfico.

 

La propuesta ha recibido bastante apoyo, ya que es vista como una salida real a los problemas de transporte de la ciudad a pesar de su alto costo. De ser aprobada estaría lista en 2 años y cada ciclista debería pagar 1.50 € por trayecto.

 

Esta idea se suma, además, a otro ambicioso proyecto para ciclistas en la capital: el SkyCycle, un carril de bicicletas de 221 km de longitud que sobrevolaría la ciudad (propuesto por el prestigioso arquitecto Sir Norman Foster).

 

 

Vía: plataformaarquitectura.cl

Comparte