Los diseños sustentables más increíbles según eVolo

Recientemente, la revista de arquitectura eVolo dio a conocer los ganadores de la última edición de su concurso Skyscraper, que ya cuenta con siete años de vida reconociendo lo mejor y más novedoso del diseño vertical y conceptual.

Los futuritas trabajos presentados para la edición 2013 de la competición fueron 625, pertenecientes a profesionales de 83 países de todo el mundo. Todos contienen en sí funciones que ayudarían a mejorar el entorno en el que fueran hipotéticamente insertados, así como también la vida de sus habitantes.

Polar Umbrella
El estadounidense Derek Perozzi fue quien obtuvo el primer premio por su llamativo Paraguas Polar (Polar Umbrella en inglés), un rascacielos flotante en forma de gran hongo (ver imagen arriba), que tendría la capacidad de reconstruir las capas de hielo del Ártico, reduciendo las ganancias de calor de la superficie y congelando agua del mar. La megaestructura contaría con una planta de desalinización y un centro de investigación alimentado mediante energía solar. Por otro lado, ofrecería diversos atractivos ecoturísticos.

La idea es que el Paraguas Solar pueda instalarse en todos los lugares donde la sobra y la conservación del hielo fueran necesarias.

Phobia Skyscraper

El Rascacielos Phobia, ideado por los franceses Darius Maïkoff y Elodie Godo, logró el segundo lugar. Esta malla de unidades prefabricadas incrustada en una estructura de material reciclado fue pensada para revitalizar una zona industrial abandonada de París.

Gracias a su modularidad, la edificación podría ir modificándose en base a las necesidades de sus ocupantes.

Parque de la Luz

El siguiente reconocimiento lo ganaron Yiming de Chen y Ting Xu, de China, con su maravilloso Parque de la luz, que flota mediante campanas de helio y hélices alimentadas por energía solar. Su objetivo es proporcionar áreas verdes y recreativas a las ciudades atestadas y sin espacio del futuro.

Luego, más de 20 proyectos urbanos sustentables fueron reconocidos con menciones honoríficas, como el Soundscraper, que se centra en una de las fuentes de energía y contaminación menos tenidas en cuenta actualmente: el ruido. El rascacielos sería apostado cerca de terminales o cruces de autopistas para transformar allí los ruidos ensordecedores en energía limpia.

Soundscraper

SymbioCity es uno de nuestros proyectos preferidos. Plantea la instalación de cárceles dentro del ámbito urbano, para que los presos no queden alejados de la vida metropolitana más allá de su encierro. Los mismos se verían obligados a trabajar mientras cumplen sus condenas, al mismo tiempo que pagarían por el uso de las instalaciones. Además, los alimentos consumidos serían generados dentro de la cárcel, mediante cultivos verticales y otros sistemas.

SymbioCity

El séptimo continente, un conjunto de islas cinéticas proyectadas para limpiar el gran parche de basura del Pacífico también recibió una mención de honor. Cada uno de sus módulos flotaría a través de las corrientes marinas, recolectando la mayor cantidad posible de desechos, para luego unirse entre ellos en forma de cadena. Cuando esta unión lograra un tamaño lo suficientemente grande, se formaría una isla a la que se recubriría de tierra para instalar allí cultivos agrícolas.

Séptimo Continente

Es muy posible que ninguno de estos proyectos se materialice en el mundo terrenal, al menos ese no es el objetivo del concurso, pero sí que sean disparadores que logren inspirar a muchos diseñadores y arquitectos para que puedan crear estructuras funcionales y sostenibles en este mundo cada vez más urbano.

 

Vía: descubreelverde

Comparte