Mundial de Futbol 2014: Estadios Sustentables

Por recomendaciones de la FIFA los 12 estadios que recibirán el próximo mundial, deberán cumplir con exigencias mínimas de sustentabilidad ambiental. Reutilizar el agua de lluvia, emplear aparatos que consuman menos electricidad y limitar la generación de residuos, hacen parte de los requerimientos de la máxima rectora del futbol mundial.

Pero hay algunos que quieren aprovechar la gran vitrina que representa un mundial de futbol, y superar las exigencias de la FIFA, como el estadio “Governador Magalhães Pinto”, conocido como ‘Mineirao’, de Belo Horizonte (estado de Minas Gerais), que pretende ser el primer estadio brasileño en recibir la reconocida certificación internacional “Leed” de edificio verde, otorgada por el Consejo estadounidense de edificios verdes (US Green Building Council).

 

El plan ambiental del estadio, construído en 1965 y que debe ser reinaugurado a fines de 2012, incluye acciones para controlar la emisión de gases con efecto invernadero durante la obra, a través de la contratación de proveedores que vivan cerca para reducir el transporte; la recolección de hasta seis millones de litros de agua de lluvia para regar el césped del campo de juego y para limpieza y uso sanitario; y desde luego la reutilización de residuos.

El 100% del concreto retirado del edificio original fue utilizado en la propia reforma o destinado a obras aledañas; los 800.000 m3 de tierra retirada fueron destinados a la recuperación de áreas degradadas por mineras, y los 50.000 antiguos asientos fueron donados para gimnasios y estadios del interior del estado de Minas Gerais.

Pero el orgullo principal del proyecto es la generación de energía limpia con la instalación de la primera plata eléctrica solar en el techo de un estadio brasileño, que abastecerá la red eléctrica local y proveerá de energía a unas 1.500 residencias cercanas.

Esta mega fiesta del futbol, no solo se aprovechará para mejorar la infraestructura de los estadios, también será una oportunidad para desarrollar la industria de productos orgánicos y sostenibles, organizando una cadena de distribución que asegure el suministro a hoteles, restaurantes y supermercados de las 12 ciudades sedes.

 

Pese a que los productores todavía no están preparados para responder a grandes demandas, habrán incentivos para la producción orgánica para el Mundial de 2014, y así estos productos ganarán mayor preponderancia en el mercado doméstico después del torneo.

Entre otras medidas, las 12 ciudades organizadoras van a invertir en combustibles alternativos para los buses utilizados por las delegaciones. Y también se están creando carriles especiales para autobuses y nuevas formas de transporte ferroviario. Sin duda que todas las ciudades que alberguen la copa del mundo vivirán una completa revolución verde.

Artículo Original

Comparte