Proyecto Reducto 825, Lima

Este proyecto contempla tres distintas partes que implican un mejoramiento estético y ambiental en una de las zonas más céntricas de Lima: el film, los jardines verticales y la plaza. La idea es una demostración más de que el diseño y la sustentabilidad son gran parte de la arquitectura del futuro.

1. El film

Lima no tiene color. Los edificios son genéricos y se reducen a una decoración a nivel geométrico en la fachada. La ubicación de Reducto 825 tiene un terreno privilegiado con 3 frentes muy vistos desde diversas perspectivas. La gran curva perfecta del terreno da la oportunidad de jugar sin mayor costo con un efecto en la fachada, el cual le da una singularidad al proyecto: un efecto tornasol que dependiendo desde donde lo mires cambia de color.


El film, aparte de generar un efecto único, también funciona como protector solar ahorrando energía. Al estar la fachada curva hacia el lado poniente del sol, ésta es la que más hay que proteger. Como cualquier otro film de protección solar funciona como elemento de seguridad ya que por reglamento los vidrios en la fachada tienen que ser laminados. Independientemente de los días soleados o nublados siempre juega con una gama de colores que le dan personalidad y elegancia.

 

2. Jardines verticales

El lujo más grande en Lima son las pocas áreas verdes. La punta del proyecto es la conexión con la ciudad desde el parque, el zanjón y el hub comercial que se está desarrollando en la zona: es el elemento que dialoga con todos.
La punta se puede recortar por el poco uso para oficinas que representa. Qué mejor manera de vincularse con el parque Reducto que teniendo secciones de parque en el edificio. Cada dos pisos se propone un área de terrazas donde se puede sembrar un árbol y tener un jardín vertical. El costo/beneficio se maximiza ya que la punta ayuda a estructurar al edificio y el valor de esas oficinas incrementa.

 

3. La plaza

La oportunidad perfecta para dialogar colaborativamente con la ciudad. Los ingresos se plantean para que convenientemente uno pueda acceder vehicularmente al proyecto desde la Av. Benavides o desde 28 de Julio, dejando el ingreso peatonal por Reducto. Las calles quedan sin necesidad de tránsito vehicular con el potencial de convertirlas en peatonales generando una plaza pública, expandiendo potencialmente el área de terrazas y el proyecto, teniendo un impacto mayor en la zona.

La fachada sur es protegida por louvers iluminadas de noche a través de luminarias debajo del agua generando un movimiento dinámico. De esa manera el edificio puede experimentarse desde diferentes ángulos a nivel peatonal y vehicular, a velocidad lenta y rápida.

 

Ubicación:

 

Vía: laformamodernaenlatinoamerica

Comparte