Una casa que se alimenta del ejercicio de sus habitantes

Los arquitectos de la firma española Elii crearon el prototipo de una casa que obtiene la energía que necesita para funcionar del ejercicio físico de sus habitantes. Este modelo se llama JF-Kit House y propone un fuerte concepto para rediseñar el hogar como plataforma para la actividad física.

JF-Kit, una casa que se alimenta con el ejercicio de sus habitantes

Sus iniciales, JF, hacen referencia a Jane Fonda, reconocida actriz, ícono de la moda, activista política e instructora de ejercicios aeróbicos que inspiró a los arquitectos a desarrollar este proyecto.

JF-Kit, una casa que se alimenta con el ejercicio de sus habitantes

La JF-Kit House está construida como parte de un pabellón en el Centro de Arquitectura CIVA en Bruselas, Bélgica y está equipada con diversos mecanismos de calistenia, es decir, que requieren de distintos movimientos musculares para funcionar más que la potencia o el esfuerzo físico.

JF-Kit, una casa que se alimenta con el ejercicio de sus habitantes

En palabras de sus creadores, este prototipo de hogar sustentable “virtualiza un futuro posible donde los ciudadanos producen una parte de los requerimientos energéticos de sus espacios domésticos como cocinar, mirar televisión o cargar el celular, con sus propios músculos mediante una serie de ejercicios físicos diarios”.

JF-Kit, una casa que se alimenta con el ejercicio de sus habitantes

De esta manera, el mantenimiento de la vivienda estará sujeta a la constancia que tengan sus habitantes en hacer su rutina diaria, e impacta directamente en el estado físico y bienestar de éstos.

JF-Kit, una casa que se alimenta con el ejercicio de sus habitantes

Elii cuenta que la investigación para llevar a cabo esta idea se basó en cuatro escalas de sustentabilidad:

1. La escala urbana, con un modelo replicable y basado en un sistema de construcción barato y ligero. En este sentido, el prototipo es una estructura parasitaria autosuficiente que puede acoplarse a construcciones existentes.

2. La escala arquitectónica, explorando cómo se transforma el espacio doméstico cuando se lo entiende como una unidad activa de producción de energía.

3. La escala económica, ofreciendo un modelo para ‘descajanegrizar‘ los patrones de consumo energético doméstico, empleando sistemas para monitorearlo y visualizando el ahorro obtenido.

4. La escala socio-cultural, a través de la adopción de un conjunto de hábitos y prácticas que impacten en el cuerpo político.

 

La JF-Kit House propone crear un nuevo sujeto, preocupado por la sustentabilidad y que transmita esta preocupación a sus pares, llevando a un nivel más alto la adopción de hábitos de consumo que suplanten a los viejos hábitos. ¿Qué opinas sobre esta nueva propuesta?

 

Vía: descubreelverde.tudiscovery.com/

Comparte